NOVEDADES

MENSAJE DE ESTEBAN DE LA SOLEDAD PARA LA NAVIDAD 2017

Queridos hermanos en Cristo:

Un año más nos aproximamos a las fechas navideñas. Muchos de nosotros llegamos a estas alturas del año agobiados y cansados tras un largo año en el que, quizá, hemos tenido que hacer frente a problemas económicos, laborales, de salud, etc.

[Haz clic en Leer más para obtener más información]

Es el momento de hacer una parada en nuestras ajetreadas vidas y volver a centrarnos en lo importante: dejemos atrás tanto cansancio, aparquemos los problemas y miremos por un instante a la vida con los ojos de un niño, con ilusión, recuperemos la capacidad de sorprendernos con las pequeñas cosas de la vida y démonos otra oportunidad para ser felices. Sabemos que las cosas no son fáciles, pero, si lo fueran, ¿qué mérito tendríamos?

Esto es lo que nos trae cada año el nacimiento del Niño Jesús: la Navidad no es solo luces, adornos, regalos y comilonas. La Navidad es el nacimiento de Jesús en nuestros corazones. Es hacer borrón y cuenta nueva para afrontar el Año Nuevo desde cero, con nuevos proyectos, nuevas ilusiones y con fe y esperanza en que Nuestro Padre bendito del Cielo no nos abandona y nos da fuerzas para avanzar en cada paso de nuestra vida.

Así pues, afrontemos estas fechas con ilusión renovada. Jesús ha nacido para darnos otra oportunidad. Sepamos aprovecharla y vivamos con más alegría y más optimismo. Sabemos que Jesús y su Santísima Madre están con nosotros. Confiemos en su divina protección para avanzar seguros por la vida, ya que, como dicen las escrituras: "El Señor es mi pastor, nada me falta". Dejémosle obrar a través de nosotros. A veces la vida sería más fácil para nosotros si repitiéramos con convencimiento lo que decía aquella antigua canción: "Barro soy en las manos del Alfarero, tome mi vida, hágala de nuevo, yo quiero ser un vaso nuevo".

Con estos deseos de renovación, La Casa del Arcoíris se dispone a celebrar la Navidad en unión con todas las religiones y credos de la Tierra y yo, como su Patriarca, quiero haceros llegar mi más sincero deseo de felicidad y ánimo a cada uno de vosotros. Que Nuestra Madre Soledad os bendiga y colme de felicidad.

Esteban de la Soledad