La casa del Arcoiris | Cuaresma 2018 Carta de Esteban de la Soledad
2362
post-template-default,single,single-post,postid-2362,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0.2,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-13.0,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive
 

Cuaresma 2018 Carta de Esteban de la Soledad

Cuaresma 2018 Carta de Esteban de la Soledad

Carta del Patriarca de la Casa del Arcoíris para la Cuaresma 2018 leída el miércoles de Ceniza durante la Santa Eucaristía:

“Queridos hermanos y hermanas en Cristo:

Me dirijo a vuestros corazones y hacia vuestra alma, porque hacia vuestra persona ya se ha dirigido Dios al atraer vuestra atención para que leáis este mensaje.

Quiero que sepáis que el tiempo de Cuaresma es tiempo de la reflexión, del amor, la verdad, la confianza, la fraternidad y de encontrarse uno a sí mismo: de encontrar a Dios dentro de los corazones, de renacer, olvidar todos nuestros pecados, faltas y dificultades, de olvidar las ofensas ajenas y acordarnos del mismo amor que Dios nos entregó en nuestros corazones, ese Dios tan bueno, tan sublime y tan hermoso que murió en la cruz y derramó su santísima sangre para redimir y pagar todos nuestros pecados. No se olviden de que Dios está ahí, no se olviden que el tiempo de Cuaresma es tiempo de reflexión, tiempo de cambiar y de mejorar. No se olviden de que la grandeza de Dios está dentro de todos ustedes. No se olviden de que Dios se magnifica en todos sus dones y todas sus maravillas cada instante de su vida, y no se olviden de que la gracia divina de Dios está en nuestros corazones, pues todos somos hijos de Él. Acuérdense de que la grandeza y la maravilla de la Cuaresma es saber contemplarse a uno mismo y ver a Dios en cada cosa, en cada momento y en cada instante, y descubrir que en las cosas más maravillosas está la obra de Dios. Que sepan que el mundo se rige por el pecado, pero también por la salvación, que es Cristo. Que Cristo derramó su sangre, que llovió y su sangré fue arrastrada hasta el mar y el mar cruza todos los océanos, y todos los océanos se riegan con la vida viva de Cristo. Su santa bendición nos ha llegado hasta ahora y llegará a la eternidad. Cristo está dentro de cada uno de nosotros, Cristo vive y seguirá viviendo. Y en esta Cuaresma, que tenemos que reflexionar, ayunar y rezar un poquito más, que lo hagamos siempre por amor, porque ese es el único mensaje de Cristo: que amemos a Dios sobre todas las cosas y que veamos a Dios en todos nuestros semejantes y los amemos como tenemos que amar a Dios.

Reflexionen. Que este Miércoles de Ceniza que empieza la Santa Cuaresma sea para ustedes el santo despertar a la conciencia divina. Un beso. Les quiero.

Esteban de la Soledad.  Arzobispo y Patriarca de la Casa del Arcoíris”

 

RECOMENDACIÓN: como lo que más nos puede ayudar a alcanzar estas metas es la oración, La Casa del Arcoíris sugiere lo siguiente para estas fechas de Cuaresma:

-Rezo diario del Rosario habitual: los 5 misterios, Rosario de San Antonio, Rosario de San José, Ángelus y Rosario de los corazones, con sus correspondientes letanías

-Rezo diario del Rosario de la Misericordia Divina de Jesús

-Rezo diario del Rosario del Dulce Nombre de Jesús

-Lectura diaria de los “15 minutos en compañía de Jesús Sacramentado”

-Viacrucis diario

-Rezo del Credo del Arcoíris diario y, como especial este año, rezo de 33 Credos del Arcoíris los viernes.

Además de esto, se aconseja mantener la vigilia de no comer carne y abstinencia sexual los viernes.

No Comments

Post A Comment