Cuaresma 2012
Imprimir E-mail

En concreto, en esta Cuaresma de 2012 os propongo los siguientes sacrificios.

1. Vestir del color de tu aura (en caso de que se conozca).

2. No comer carne desde el Miércoles de Ceniza hasta el Sábado de Gloria.

3. Rezar el Rosario Mariano y el de la Misericordia todos los días.

4. Los sacerdotes deberán celebrar u oír misa diariamente hasta el Miércoles Santo antes de las 12.

5. Los que no son sacerdotes deberán oír misa en todas las ocasiones posibles, como mínimo el domingo.

6. El Miércoles de Ceniza, ayunar a pan y agua y el gasto de la comida, dárselo a una persona necesitada.

7. El ayuno será de 12 horas, por ejemplo, de 10 de la noche a 10 de la mañana, de 7 de la tarde a 7 de la mañana, etc. pero siempre 12 horas. El ayuno incluye no beber.

8. Meditar como mínimo 10 minutos al día para escuchar a Dios en nuestros corazones y ver lo que quiere de nosotros.

9. Rezar en familia al menos una vez a la semana, aunque sea una parte del rosario.

10. Encender una vela para purificación de nuestra alma y perdón de nuestros pecados. Se debe encender en un velero o en una iglesia, nunca en la propia casa.

11. Hacer a diario un sacrificio pequeño (cada día distinto, aunque se pueden repetir si se agotan las ideas), por ejemplo, estar un día sin comer pasteles, estar un día sin tener pensamientos malos sobre alguien, rezar alguna oración especial a algún santo, etc.

Puede que os parezca mucho, al leerlo así de corrido, pero cuando se pone en práctica día a día no es tanto. Recordad que es importante prepararse para acompañar a Nuestro Señor Jesucristo en su paso por el Calvario. Llevar la cruz a cuestas sí que es un verdadero sacrificio, y Jesús lleva la cruz por todos nosotros, así que, qué menos podemos hacer que ayudarle un poco, pero no podremos hacerlo si no nos hemos preparado previamente.

Que nuestra Madre Santísima de la Soledad os acompañe en este tiempo de preparación y, sobre todo, escuchadla hablar en vuestro interior. Ahí están todas las respuestas, la fuerza y el tesón que hacen falta para superar todas las pruebas.
Esteban de la Soledad.