Cuaresma
Imprimir E-mail

CARTA DEL PATRIARCA DE LA CASA DEL ARCOÍRIS PARA LA CUARESMA 2017

Queridos hermanos en Cristo:

Un año más nos disponemos a vivir intensamente la Cuaresma, una de las épocas del año más especiales para La Casa del Arcoíris.

La Cuaresma son los algo más de 40 días que transcurren entre el Miércoles de Ceniza y el Jueves Santo. La simbología del número 40 es muy importante en la Biblia. Hace referencia a los 40 días del diluvio, los 40 años que el pueblo judío anduvo por el desierto, los 40 días de Moisés y de Elías en la montaña, los 40 días que pasó Jesús en el desierto y los 400 años que duró la estancia de los judíos en Egipto. En la Biblia, el número 4 simboliza el universo material y el cero significa el tiempo de nuestra vida en la tierra, con pruebas y dificultades.

Es una época de preparación que culminará con la Pasión, Muerte y Gloriosa Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. Pero no es un tiempo triste, sino de meditación y recogimiento.

Así pues, dediquemos este tiempo a reflexionar sobre cuestiones como la presencia de Dios en nuestro día a día: ¿tenemos presente a Dios en las cosas cotidianas o solo nos acordamos de Él cuando se nos presentan dificultades?

Pensemos sobre nuestra actitud ante la vida: ¿sabemos disfrutar del regalo tan maravilloso que es la vida o vagamos por ella perdidos y agobiados con cosas que, finalmente, resultan ser secundarias? ¿Sabemos dar gracias a Dios por las pequeñas cosas de cada día o andamos quejándonos y malgastando el tiempo precioso que se nos ha dado?

Pensemos sobre nuestra relación con los demás y con nosotros mismos: ¿somos conscientes de que Dios está dentro de nosotros, que somos Sagrarios vivientes, y que nuestra máxima debe ser amarnos a nosotros mismos y al prójimo, como obras de Dios que somos? ¿O nos obsesionamos con nuestros defectos y nos cebamos criticando los de los demás sin acordarnos que Dios lo único que nos ha pedido es que "vivamos perfectos con nuestras imperfecciones"?

Que este tiempo nos sirva para encauzar nuestras vidas, que en ellas no haya cabida más que para la gratitud, la paciencia, la esperanza, el optimismo, la confianza, la alegría, la compasión, el perdón y, por supuesto, la reconciliación con Dios y con nosotros mismos.

Y, como recomendación, lo que más nos puede ayudar a alcanzar estas metas es la oración. Es por ello que La Casa del Arcoíris sugiere lo siguiente:

-Rezo del Rosario habitual: los 5 misterios, Rosario de San Antonio, Rosario de San José, Ángelus y Rosario de los corazones, con sus correspondientes letanías

-Rezo del Rosario de la Misericordia Divina de Jesús

-Rezo del Rosario del Dulce Nombre de Jesús

-Lectura de los "15 minutos en compañía de Jesús Sacramentado"

-Viacrucis

-Rezo del Credo del Arcoíris

Además de esto, se aconseja mantener la vigilia de no comer carne y abstinencia sexual los viernes.

Sin más, deseo que nuestro tránsito por este tiempo tan especial sea fructífero y logremos ese reencuentro con Dios que tanto bien aportará a nuestras vidas.

Recibid la bendición de Dios Padre Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, y de su Santísima Madre, María de la Soledad.

Esteban de la Soledad

NOTA: Como siempre, iremos colgando en la web los mensajes que Nuestra Madre del Cielo tenga a bien dejarnos los domingos de Cuaresma.