Nuestro Padre Esteban es la llave del Libro de la Sabiduría y es “Maestro de maestros”. Las enseñanzas que transmite no han sido aprendidas en ningún lugar, sino que las ha depositado en su interior el mismo Dios para que las vaya desgranando conforme a las necesidades de cada tiempo y dependiendo del nivel de evolución de cada persona.

¿Qué es un “iluminado”? Sí, sin duda: tocado por la mismísima mano de Dios. Pero es legítimo (y hasta “normal”) tener algunas dudas, pero lo que en un principio nos puede parecer sorprendente, increíble o indignante, cobra sentido a su debido tiempo, cuando hemos sido capaces de evolucionar y “pasar de pantalla” en este “videojuego” que es la vida misma.

Aviso para navegantes: se requiere una mentalidad abierta para llegar a atisbar tímidamente la profundidad de las enseñanzas que emanan de sus palabras y hechos.

Ha llegado el momento de revelar muchas verdades y de recordar otras que se habían olvidado.

Ya se lo dijo Nuestra Madre Soledad a Esteban en un mensaje: “Ha llegado la hora. Si callas tú, hablarán las piedras”.

Adentrémonos pues en esta apasionante aventura. Nadie se quedará indiferente.