Mensaje día 03-03-2013
Imprimir E-mail

Esteban: Ave María Purísima.

María Santísima: Hoy son venturosos los corazones que suplican al Señor porque en la gracia de Dios hoy es suprema la abundancia en Baza. Debéis de ser fuertes y separar vuestros sentimientos del mundo. Si no se hace así, una gran tristeza se acumula en vuestro corazón y la sonrisa siempre es la bandera de Cristo.

Hay que dejar pasar las tormentas del día a día, que mueven la arena y hacen que la montaña se convierta en prado. Siempre, cuando Dios lo permite, es para bien.

Descubrid las grandezas del Cielo en las pequeñas cosas y sed felices como vuestro Padre lo es. En el mundo solo se necesita tener fe, lo demás, sobra.

En los obispos de Roma ha entrado una gran inquietud y no cesará hasta la gran reforma del cisma. Siete son los papados cortos antes del Gran Papado y de la gran reforma que unirá la Palabra de Jesucristo a su voluntad.
Aunque el mundo tenga tribulaciones, no es tiempo de tristeza, sino de alegría, que el tiempo de la Luz empieza a dar sus frutos.
Ve preparando tus pies y camina, que tu viaje se aproxima. No es necesario, de momento, saber más, pues así Dios lo estipula.
Recibid hoy todos la bendición de la Rosa, que se impregna en el alma y libra del purgatorio al alma más pecadora.
A Dios le complace muchísimo el amor en la oración en Baza y el amor en la Eucaristía, y a mí me complace mucho tu corazón, pero siempre con una sonrisa.
Todo lo que pasa en el mundo es voluntad de Dios. No vemos su obra completa, pero hay que iniciar el primer paso para iniciar el camino. Que Dios y la Paz de Dios reinen en este punto y en toda la Humanidad.


Esteban: Gracias y perdonadme por todo. [Nuestra Madre del Cielo ha bajado hasta mí y me ha besado en la frente. En ese momento, una fragancia de incienso y vainilla se ha extendido por todo el Santuario].


María Santísima: Recibid la bendición de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Y, recuerda, regala tu rosario.