Mensaje día 06-03-2010
Imprimir E-mail

María Santísima: Hoy traigo un mensaje nuevo al mundo: que se llene el mundo de alegría y esperanza pues han de venir tiempos venideros donde el león juegue con el asno y el ratón con la serpiente. El amor de Dios inundará la Tierra y darán sus frutos los redimidos. Ya empieza el tiempo de purificación y es tiempo de pena, pero es necesario que la faz de la Tierra sea renovada para que los justos la habiten.

Cuántos niños y qué hermosos todos, sed todos como los niños, que aún estáis a tiempo de abrir vuestros corazones a lo divino y dejar a un lado lo malo del camino que sólo trae sufrimiento.

Escucha siempre tu corazón y sigue sus directrices, no pongas en duda nunca los designios del Señor, pues el Señor bien sabe lo que hace.

El mundo está triste pero no busca consuelo en Dios y Cristo tiene el bálsamo para curar todas las heridas.

Impongo hoy sobre vuestras cabezas una corona de flores para quien la quiera recibir, se le volverá de espinas que, cada vez que se hincan en la carne, van dando fruto y dan semillas a raudales.

Esteban: ¿Puedo hacerle una pregunta? Quisiera, si Usted lo permite, cambiar esta Ermita de sitio para hacer aquí mi casa.

María Santísima: El Templo de Dios no son estas paredes, sino vuestros corazones y donde os halléis orando allí estará la Puerta de Salvación, especialmente donde te halles tú.

No estés triste que los cambios siempre son para bueno.

La Tierra se seguirá meciendo y las aguas de los mares, ahora no se comprende pero todo es necesario para el cambio.

Sé fuerte como tu alma lo es, y piensa que los pilares que sostienen tu fe y tu persona los mantiene la mano del mismo Dios desde el Cielo.

La presencia de Dios siempre es vida, vive mucho y no mires atrás pues lo que te espera es siempre mejor que lo pasado.

Esteban: ¿Podría darnos algún consejo?

María Santísima: Que todo lo que hagáis, hacedlo por amor.

Diles a mis niñas que estoy con ellas y que pronto lo comprenderán todo.

La Casa de Dios en la Tierra es la Casa de Dios en el Cielo, lo que se sella en el mundo sellado está eternamente. Tened prudencia con lo que pedís y yo siempre estoy con vosotros. Vuestro amor en la oración complace al Cielo más que todos los sacrificios.

Este año mantente, pues es importante llegar al cometido pero a Dios le agrada más la Oblación al Sacramento del Altar y la oración que todos los ayunos del mundo. Además como dijo mi Hijo, mi Padre y mi Dios: “los convidados no pueden guardar luto estando con ellos el novio”. Es tiempo de alegría aunque sea de sacrificio.

La bendición que hoy se derrama del Cielo a todas estas flores y, especialmente a estas rosas, abre una puerta en todas las moradas para que la gracia de Dios baje a ellas y habite en sus hogares y corazones. Dios está contento contigo y con tu Camino, pero no te distraigas con cosas pequeñas que tus obligaciones son las cosas grandes.

Esteban: ¿Puede bendecir mi rosario?

María Santísima: La bendición baja del Cielo, el Señor Todopoderoso baja su gracia y la derrama sobre vuestros corazones y cabezas porque son las perlas de mi Rosario.

Que brille la Luz de Jesús en vuestros corazones.

Las campanas tocan en el Cielo por la Gloria de Dios en Baza, tu Camino es aquí, si fuera fácil, ¿qué merito tendrías?

Anda camino, anda camino, caminando todo se halla.