Mensaje día 10-04-2011
Imprimir E-mail

Esteban: Ave María Purísima. Salve Redentora de las almas, Madre de Dios y Madre de Misericordia.

María Santísima: Por Su Bondad, sus Dones y Misericordia es conocida la Misericordia de Dios, y sus milagros son proezas en el mundo. Para estímulo del que piensa que su cruz es la más cargada, hoy se obrarán aquí tres maravillas del Señor para que las cargas sean más ligeras y los corazones estén mas alegres.

En tu corazón se encuentra la llama que arde en el Cielo y tú eres la lámpara de aceite. Tu cuerpo a la vez que se quema, hace que la luz brille con más fuerza. Es necesario quemar lo humano para que en el Cielo brille lo divino.
Son muchos los corazones que palpitan al mismo son de Cristo.

A vosotros, la espada vigorosa de San Miguel, no sintáis abatimiento que la lucha de la luz se recibe con muchos cambios. Estad siempre alegres, pues no todos en su vida obran la Voluntad de Dios. Todos estáis escritos en el Libro de Oro de la vida, en el que cambian las palabras según la constancia. Buscad y hallaréis y agarraos con fuerza a los pilares de la fe, pues vuestra alma está ya suficientemente elevada.

No hay armonía en la naturaleza y mis hijos tienen abandonado el campo. A Dios le complace que toda la tierra sea como el Jardín del Edén, que no hay que cesar de mimarlo, cuidarlo, para que dé fruto abundante.
Vendrán nuevos cambios que harán que el mundo esté aun más dividido. Es muy importante la unificación.

Me complace y me halla que este Pilar Sagrado del santuario de la Rosa sea de color azul, y que en tus vestiduras el Domingo de Ramos vistas pétalos de rosa como carroza real fulgida, pues se halla Dios dentro de cada uno de vosotros.

Llega el tiempo de la predicación y es necesario que viajes mucho, pues el mundo está seco y tú eres la nueva Agua Viva que ha de regar los corazones para que den fruto en el vergel de Dios.
¡Qué hermoso está todo y cuánto amor recibo! En el Cielo tocan las campanas por la Gloria de Dios en Baza.

Estad siempre abiertos a lo nuevo, pero con precaución, ya que el lince se esconde entre el conejo y el león entre la liebre. El Señor está sembrando un campo de amapolas alrededor de Baza y en su corazón ha sembrado una azucena blanca. Ese es el Templo del alma.
Las proezas y las maravillas del Señor se encuentran en lo cotidiano. Hay que vivir la santidad diaria en las pequeñas cosas y la obediencia en los pequeños renuncios es donde se encuentra el camino a la perfección.

Son muchos los niños con don de santidad que han venido y van a venir al mundo, pero es una ola de oscuridad lo que rige la humanidad. No temáis, el bien siempre triunfa, pero el mal hace que el triunfo sea por caminos muy largos.

Alza el rosario. La bendición de Dios Padre Todopoderoso caiga sobre él y sobre todos.
Haz lo que tienes que hacer con él. Os cubro a todos con mi manto, que es la Gracia que habita en mí desde la concepción de Cristo, para que seáis protegidos en estos tiempos venideros.
El triunfo de los Serafines es la oración de Dios y Dios lo comprende todo, hasta las dificultades.

La constancia y no las excusas es lo que le complace a Dios, y anda camino, que andando siembras y hace falta sembrar mucho para que otro recoja. La paz de Dios habite en vuestros corazones.

Esteban: Y en el vuestro, Madre. Usted sabe nuestras peticiones, los que están más enfermos…

María Santísima: Busca la salvación de las almas, que la salvación del cuerpo vendrá de seguida.