Mensaje día 11-03-2012
Imprimir E-mail

Esteban: Ave María Purísima. Salve, Redentora de las almas.

María Santísima: Hoy son muchos los mensajes que traigo en mi corazón. El mundo está en discordia y mi corazón se inflama por el sufrimiento del mundo.

El trayecto de los dragones negros pasa por romper los yugos de la esclavitud y así hacer unos yugos más fuertes haciendo que el mundo no tenga libertad ni vea la luz.

Es un tiempo de cambios y la Tierra se purificará dependiendo del equilibrio que haya en ella.

Hay que vivir y latir por Dios, lo demás está todo en sus manos. Si sufres mucho es porque amas mucho y a Dios le agrada que así sea.

Esteban: Madre mía, le ruego por que no haya discordia por nada.

María Santísima: La discordia es necesaria para poner todas las cosas bien puestas, hay que moverlo todo de sitio. Una vez que está todo puesto, no nos acordamos del esfuerzo que hemos hecho.

Vendrá el agua pero también el fuego. A Dios le complace que obedezcas la Voluntad de Dios. Confía en Él, que Dios proveerá.

Esteban: ¡Que olor más hermoso lleva, Madre Santísima! Haga que todos puedan sentirlo, y escuche los problemas de su pueblo. Escuche el sufrimiento y el clamor.

María Santísima: El Cielo no está sordo a las súplicas de Baza, ni a las oraciones de Baza que son las flores más hermosas que se plantan en el Altar de Dios.

Las dificultades pasarán, lo único que es eterno es Dios. A Dios le complace que les diga que los dones y las gracias las reciben del Cielo, pero el crecimiento de ellos está en la Tierra. Trabajen sus dones y recibirá buena cosecha. Y sonríe siempre, que es la bandera de Cristo.

En tus viajes te han de acompañar.

Esteban: ¿Cómo lo sabré, Madre?

María Santísima: El Espíritu Divino de Dios te irá guiando, es necesario hacer cerrar la puerta de la oscuridad para que el mundo esté en equilibrio y ser la redención de Dios la que brille en la Tierra.

Sobre el dintel de la puerta de cada uno ha de poner "Ave María" en color azul para que la presencia del mal no pueda entrar en ella.

¿Ves qué pájaros más lindos? Pues todos cantan por la armonía de Dios y nunca están tristes. Siempre están contentos y vosotros que tenéis la dicha en abundancia no cesáis de quejaros y os falta la alegría.

Llega el tiempo de que todo lo estipulado se cumpla. Es el tiempo de actuar, es el tiempo de que triunfe Dios y Satanás sea derrotado.

El mundo está triste por las guerras y las madres lloran porque no tendrán con ellas a sus hijos. Sed todos un corazón y rogadle a Dios, no ceséis de rogar. Es el tiempo de la oración. Recibid la bendición del Cielo, que os cubre con sus luceros y estrellas: es la manta celestial con la que vuestro Padre Dios os arropa todas las noches antes de dormir.

Y recordad: la bandera de Cristo es siempre una sonrisa.

Recibid la Bendición de Dios Padre Todopoderoso y las gracias de mi Inmaculado Corazón para que encontréis la alegría en este mundo.