Mensaje día 14-03-2010
Imprimir E-mail

Esteban: Salve, redentora de las almas.

María Santísima: A Dios le complace tu templanza y tu caridad, pero no te abandones, el Corazón de Jesús y de María están inscritos junto al tuyo. Todo es voluntad de Dios. Anda camino y hacia delante. Como está tu casa, así está este año el mundo, que parece que no van a cesar nunca las catástrofes y tempestades, pero es tiempo de purificación y es el tiempo en que los puros habiten la Tierra. Tú tienes las respuestas en tu corazón, escúchalas.

Esteban: Quisiera pediros por muchas personas, especialmente por los que están aquí.

María Santísima: Mi corazón está con todos, me complazco en escuchar sus peticiones. Dios todo lo otorga cuando es bien para el alma.

Esteban: Si puede ayudarme, quisiera que me aclarase algunas cosas.

María Santísima: Andas triste, cuando se halla en ti la luz más hermosa, la claridad más transparente. Es tiempo de abandonar lo antiguo y emprender lo nuevo.

Esteban: Quisiera pedirle también por mi hija María y su amiga (se refiere a dos amigas suyas).
(María Santísima se sonríe pero no dice nada.)

María Santísima: La Bendición de la Rosa es durante toda la Cuaresma.

Esteban: Madre mía, déme un poquito de tiempo para sacar las cosas y emprender, pero ante todo quiero la voluntad de Dios.

María Santísima: Las cosas en ti si no son rápidas, no son.

Esteban: Perdóneme mis faltas y pecados, pienso que me pasa porque he herrado en algo.

María Santísima: Tu alma no tiene mancha y menos después de confesar y consagrar. Ven, ¿no notas el amor del Universo por medio de ti?

Esteban: (Nuestra Madre me ha puesto las manos sobre la cabeza, a la vez que siento dentro de mí mil luces de colores y mil sentimientos y un gozo imposible de expresar.)

María Santísima: Llega lo nuevo con la raíz de lo antiguo y llegan cambios en el mundo, pero todo es para bueno.

Esteban: ¿Puedo hacerle una pregunta? Perdóneme.

María Santísima: ¿De qué te sirve pedir perdón si me las vas a hacer?

Esteban: Es verdad. ¿Mi sorpresa es lo que me está pasando?

María Santísima: Es el comienzo de ella, pero nunca una sorpresa fue para malo. No tengas miedo que la presencia de Dios siempre se halla donde tú estés.
Pronto cesará la pena, ya que el mundo va a recibir un mensaje de luz y de amor. Y anda camino, que tienes que evangelizar el mundo y busca tú tus soluciones. Muchas almas puras, pero hay una gran tempestad.
El alma de Cristo está compuesta por la luz y el Amor concentrado de todos los universos para derramarlo por medio de vosotros a toda la Tierra. Hoy dejo mi fragancia a violetas y a rosas, que son las que adornan el Altar del Cielo.
En este día, que haya alegría pues es el principio de la Puerta que gracia derrama sin par, a raudales vendrán para recibir sus bendiciones.
Regala el rosario y sonríe siempre, que es la bandera de Cristo.
Del Cielo bajan sus gracias y sus dones, recibidlas todas dentro de vuestro corazón. En el Nombre, del Padre del Hijo y del Espíritu Santo.

Esteban: Dígale a Jesús que le amamos, que tenga paciencia con la humanidad y con la juventud, no permita que se pierdan sus hijos.

María Santísima: Tu amor y tu piedad son las flores más hermosas en el Altar de Dios.

Esteban: Gracias, Madre mía.