Mensaje día 01-04-2012
Imprimir E-mail

Esteban: Ave María Purísima. Santa Madre de Dios ruegue por el mundo para que venga el agua y para que cese el fuego. 

María Santísima: Hoy traigo el mensaje de la reconciliación de Cristo con el hombre, un emerger de nuevo para la nueva Cristiandad.

Aquellos que su alma no la aten a los yugos de la esclavitud, que es el pecado y la condenación eterna, hallarán dentro de ellos un nuevo renacer y una grandeza majestuosa sin igual.

Me complace y me llena de gozo ver a todos los grupos del ejército de Dios en la Tierra uniendo sus corazones en una misma oración.

Me complace todo y todo me halla y siento gozo de ver la constancia que tienen los redimidos. Esta Cuaresma ha sido de perfección para Dios y a Dios le halla y le complace y concede sus dones y virtudes a los que por el triunfo de Dios en la Tierra viven.

La tierra está olvidada y de ella vive el hombre. Han de prepararla, pues llega el tiempo que se vivirá de ella.

El cambio y el camino de la perfección van unidos, y es un camino largo, pero con la sabiduría de Dios se acortan las distancias.

No hay ningún alma perdida en esta Santa Casa, sólo algunos están dormitando.

En la grandeza y la Misericordia de Dios se encuentra el elixir maravilloso y en cada uno de vosotros deposita Dios una gota extra para que os encontréis más cerca de lo divino que de lo mundano.

El camino de Dios nunca fue fácil, pero su triunfo siempre ha sido asegurado.

Es el tiempo de emprender la evangelización y de recorrer el mundo para sembrar la semilla nueva de la Casa del Arco Iris que Cristo, que se halla en ella, la ha depositado para bendiciones.

Las adversidades siempre son para bien del alma y grandeza de la Gloria de Dios. Camina siempre con paso firme y recuerda: lo que sellado dejes en la Tierra, sellado quedará en el Cielo. Sé prudente y no te guíen los impulsos, medítalo siempre todo.

Qué hermoso está todo, me recuerda a mi Jerusalén, Ciudad Sagrada y pórtico de purificación. En ella están puestos los filtros del mundo y con sus sacrificios se mantiene la humanidad en la Tierra. Nunca juzguéis los criterios ni las creencias ajenas, pues Cristo Jesús se halla al final de todas.

Me voy llena de gozo y os bendigo a todos los presentes.

Alzad vuestro rosario. Que la Bendición de Dios esté sobre todos ellos y vuestros corazones.

Esteban: Decidle al Cielo que Baza suspira por Él.

Maria Santísima: Y el Cielo suspira por Baza.