La Romería se celebra a petición de Nuestra Señora de la Soledad y es una de las romerías más espirituales de la Tierra.

En ella se conjugan el Cielo y la Tierra, surgiendo una espiritualidad reparadora y sanadora que devuelve el equilibrio interior y hace que el alma se empape al máximo de la gracia de Dios.