Vida monastica y vocaciones

 

En los tiempos en que vivimos, no es fácil encontrar vocaciones. ¿Quién va a querer pasar su vida con un hábito puesto, en lugar de seguir las tendencias de la moda? ¿Quién va a estar dispuesto a someterse a unos votos de castidad, obediencia, pobreza, etc. cuando podemos vivir despreocupados de cuestiones aparentemente tan añejas? Renunciar a las comodidades de la vida moderna no es fácil para nadie. El sacrificio por los demás no es algo que esté muy a la orden del día.

Sin embargo, cuando conoces a una persona que está dispuesta a hacerlo y le preguntas por qué, comienzas a entender muchas cosas.

Descubrir que tienes vocación de monja da vértigo al principio, porque supone romper con muchas cosas. Pero también es abrirse a un camino inmenso cuyo fundamento es la entrega a los demás.

Unión del alma de la religiosa con Cristo

La consagración de una monja supone su unión con Cristo. Es entregarse al servicio a los demás, igual que hizo Jesús, que ya nos dijo que no había venido a que le sirvieran, sino a servir.

Una monja es como una madre que vela por sus hijos y su capacidad de abnegación le hace relegarse a sí misma al último lugar. Una monja dedica gran parte de su tiempo a Dios, a orar por las necesidades del mundo. Pero no es necesariamente una vida encerrada o aburrida, pues Jesús aporta el bálsamo que el alma necesita para seguir adelante, para seguir aportando un granito de arena en la obra inmesa que es la causa de Cristo y su ministerio en la Tierra.

 

Ser monja es tener un amor inmenso dentro del corazón, sentir que no se necesita nada más porque Dios lo es todo y te lo da todo. El miedo de fallarle a Jesús está siempre presente, pues sabes que Él es el amigo que nunca falla, y eso exige responsabilidad.

 

Llevar el hábito de tu orden en un orgullo porque llevas tu camino con tal  convicción y firmeza que los comentarios o ironías que ello pudiera suscitar en los demás son flores que pones en el Altar de Dios para su mayor gloria.

 

En la Casa del Arco Iris puede desarrollar su vocación.

 

 

No dude en ponerte en contacto con nosotros si lo desea.