La casa del Arcoiris | Mensajes 2015
2261
page-template-default,page,page-id-2261,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0.2,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-13.0,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive
 

Mensajes 2015

Mensaje de María Santísima de la Soledad en Baza el 5 de abril de 2015

Esteban: Ave María, Reina del Cielo.

María Santísima: Ave María, Esteban de Baza.

Mi corazón se complace en el amor y la devoción del Altar del mundo, que es el Altar de Baza. ¡Qué hermoso está todo y qué grande es la presencia del Altísimo en este Santo Lugar!

Las luces del mundo se están apagando y es necesario que brille una dogmática nueva para que resurjan las Doce Estrellas de las tribus de Israel, y siembren la tierra de fe y esperanza hacia el Salvador.

Esteban: Escuche Madre todas las peticiones de las personas que acuden a Baza.

María Santísima: Todo se halla en buen camino. Los zapatos no se rompen si no se mueven los pies, hay que romper muchos zapatos en el mundo.

Tu corazón está lleno de semillas que han de dar un gran fruto abundante. Cuando llegue el momento de la siembra, resurgirá la grandeza de este Lugar Sagrado.

La oración es la que media por la misericordia Divina del Altísimo, y la recepción de Sacramentos.

¡Qué gran felicidad siento de ver a todos mis hijos celebrando la Eucaristía!

Sed perfectos como vuestro Padre Celestial es perfecto, y vivid por la Obra de Dios, no por las cosas humanas.

En tu corazón está dispuesto y escrito el renacer del Fuego de Dios. Busca en ti las respuestas que todas en ti se hallan. No temas y nunca dudes, que a tu lado siempre estoy.

En la Sanación de enfermos, Dios obrará grandes misericordias.

Esteban: Estad siempre conmigo, y no se olvide de nada, y deme fuerzas.

María Santísima: Tu cruz está partida, recoge fuerzas para cuando esté entera.

Llega el advenimiento de la luz, y un gran cambio de amor y esperanza le espera al género humano.

¡Viva Cristo Resucitado!

Esteban: ¡Viva!

María Santísima: Y vivan los corazones consagrados al Corazón de Jesús, que son ataduras tan fuertes como las cadenas de oro.

Sufre y ama, que sufriendo se llega a la perfección.

Esteban: ¿Puede bendecir las flores para las embarazadas?

María Santísima: La bendición queda depositada en todas las flores que se hallan en este Santo Lugar, y siembro el grano de trigo en todos los que aquí se hallan para que den fruto abundante de la presencia de Dios en el mundo.

Recibid la bendición de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amén.

Y recuerda, regala tu rosario.

Mensaje de Nuestra Señora de la Soledad en Baza el 29 de marzo de 2015

Esteban: Ave María purísima. Salve Redentora de las almas.

María Santísima: Hoy traigo un mensaje de esperanza y amor. Mi corazón se complace con la pureza de Baza.

¡Qué hermoso esta todo! Y ¡qué bien está todo dispuesto! ¡Cuánto le agrada a Dios!

Son muchos los sagrarios negros del mundo y ha de llegar la luz de Jesús. Irradiad vuestros corazones con los sacramentos por todos los pueblos y naciones para que recojan la luz de Dios, que es la presencia de Dios con nosotros.

Son muchas las peticiones, pero Dios no es sordo en el Altar de Baza. La presencia y majestad de Dios está en cada uno de vuestros corazones que son como ramilletes de espiga de trigo tostados a la luz del sol, y horneados en el amor más puro de la presencia del Altísimo.

Contemplad las maravillas de Dios en vuestros corazones, que el nombre de los redimidos se halla escrito en el Cielo con las letras de oro.

Esteban: ¡Qué fragancia más deliciosa!

María Santísima: Y hoy llevo las flores que se cultivan en el Edén, que es el paraíso de Dios, que son postradas ante el Altar del Altísimo. En el Cielo hay muchos aposentos y cada aposento está regido por un consagrado de Dios, y en ellos hay altares divinos donde se celebra la oblación santa al Sacramento y son muchos, muchos los que son dedicados al triunfo de la misión de Baza al mundo, que es el triunfo de la misión de Dios.

Busca dentro de tu corazón y halla la felicidad. Dejad a un lado las imperfecciones y sed perfectos como Dios os hizo.

Mira siempre dentro de los ojos que les abrirás la fuente de la vida para que manen torrentes de la fuente de Nagëb que es la fuente viva de la fe. No perdáis el tiempo con las cosas mundanas, que la vida pasa y hay que dejarlo todo sembrado.

Esteban: Madre, le pido por todas las intenciones, también por el Padre Emilio, para que lo lleven a Roma.

María Santísima: Todo es voluntad de Dios y a las almas puras las dispone Dios en los sitios perfectos.

Esteban: Que se haga su voluntad.

María Santísima: Hoy te unjo la cabeza en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, con corona, cetro y ley, para que rijas dentro de ti el peso del mundo.

Esteban: ¿Podría besarle su escapulario?

Gracias Madre Mía.

Bendiga mi rosario.

María Santísima: La Bendición de Dios Padre Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre vosotros, y sed felices con la presencia de Dios, que Dios se halla en vosotros.

¡Gloria al Altísimo!

Mensaje de María Santísima de la Soledad en Baza el 22 de marzo de 2015

Esteban: Ave María Purísima, Salve Redentora de las almas, Madre de Dios y Madre Nuestra amantísima.

María Santísima: Hoy traigo un mensaje de esperanza, luz y reconciliación. Son muchos los corazones que están tristes y afligidos y son muchas las madres que sufren en el mundo. Que la oración sea la conversión del sufrimiento en amor, y ofreced vuestras oraciones por los sufrimientos de vuestros hermanos. Los caminos están trazados y son muchas las cruces que se hallan en ellos. Amad y sed fuertes, que las fuerzas Dios las dispensa para el mundo.

Esteban: Madre Santísima, escuche nuestras peticiones, y le rogaría que bendijese las flores con su bendición especial para las embarazadas.

María Santísima: Es voluntad y así lo haré el domingo de Resurrección.

Esteban: Ayude a todos, Madre, y ayúdeme para hacerme fuerte. Escuche todos los corazones de sus hijos.

María Santísima: Hoy traigo el mensaje del Trino que es el Verbo consagrado de Dios. El género humano es humano y es divino porque la presencia de Dios se halla en él: no por el conocimiento ni la sabiduría, que estas se adhieren a la persona dependiendo de sus dones. No se os olvide que la divinidad y la santidad son gracias del Altísimo, y trabajo del que recibe: uniendo las dos voluntades a un mismo sonido es la armonía de la divinidad de Dios.

Son tiempos difíciles para el mundo, de martirio y de purificación. La naturaleza se manifiesta y purifica al mundo y al género humano. Tened confianza y fe en el Altísimo que Él ha de proteger a vuestras familias y las guarda celosamente como un padre guarda a sus hijos.

Debes navegar entre las olas de la discordia, de la fe y la inteligencia y hacer que tu nave encuentre el equilibrio en la tempestad.

Esteban: Interceda por todas la dificultades.

María Santísima: Dios no es sordo a tus peticiones y necesidades y Dios lo tiene todo dispuesto y trazado. Ve y busca la solución de la unificación de los Credos y de la concordia del género humano para hallar la paz y la salvación de todas las almas, que Cristo, el Buen Jesús, los ama a todos y los conoce, aunque hay muchos que no saben ni de su existencia.

Recibid hoy la bendición del cubrimiento del manto celestial que leva todas las estrellas del firmamento, para que seáis protegidos en los tiempos venideros.

Ama mucho y sufre mucho, que amando se demuestra que Jesús va creciendo en el corazón. Regala tu rosario, y sonríe siempre, que es la bandera de Cristo.

Así es y así será. Alabado sea el Santísimo Sacramento del Altar.

Esteban: Bendito y alabado sea por siempre.

Que a todos los altares y Sagrarios del mundo se irradie el amor que se halla en este Santo Lugar.

Sed todos venturosos de hallaros aquí en este momento, pues Cristo se halla aquí en este momento, en Majestad y Gloria en este Santo Lugar.

Recibid la Bendición de Dios Padre Todopoderoso, Padre Hijo y Espíritu Santo Amen.

Esteban: Adiós, Azucena Blanca.

Mensaje de María Santísima de la Soledad en Baza el 15 de marzo de 2015

Esteban: Ave María Purísima, Salve Redentora de las almas, Madre de Dios y Madre Nuestra Amantísima.

María Santísima: Hoy traigo un mensaje nuevo de esperanza y amor a la humanidad. Que no se entristezcan los corazones del mundo, que Dios, con el bálsamo del amor lo repara y los conforta. Son tristes los caminos que se van a iniciar en el mundo, pues es la corona de Satán la que quiere reinar. Deben reunirse todos mis hijos de luz y propagar la oración y los sacramentos, para que sea un escudo tan fuerte para que, cuando el mal irradie su gran maldad, sean protegidos los corazones puros.

Sois todos como un grano de granada, que todos juntos forman un corazón rojo y ardiente, y al separarlos pierden su fuerza y su belleza: la unión es lo que quiere Dios.

Nuestro Amado Padre Jesucristo dice al mundo que se una en oración para que la Tierra irradie la luz necesaria para la reparación de su alma comunitaria.

Emprende camino y anda y evangeliza el corazón de los corderos y de los leones.

Son muchos los seres que van a nacer sin alma y, aunque tengan aspecto humano, no llevan aspecto divino.

Rogad al Señor por la intercesión del mundo y para que acabe pronto en el mundo el tiempo de penitencia. Todo esto ha de suceder para que un gran cambio y una gran luz reinen en la humanidad los días venideros: son difíciles pero se aventura un futuro lleno de esperanza, fe y amor.

Esteban: Madre mía, quiero pediros por la juventud, por nuestras dificultades, pídale al Señor que tenga paciencia, y dígame las cosas claras, que soy un poco torpe.

María Santísima: La torpeza no se halla en tu corazón. Debes discernir entre lo que Dios te ofrece y lo que tú le ofreces a Dios.

Eres una azucena que se plantó en el Edén y da fruto abundante, hermoso, blanco y perfumado para agradar al Altar de Dios. El que huela tu fragancia se enamorará del amor del Paraíso. Ama mucho y sufre mucho, que amando se da testimonio de Dios en el mundo.

Esteban: Gracias Madre mía, y gracias por este perfume.

María Santísima: No permitas que claven espinas en un corazón tan hermoso, que las rosas que tu corazón adorna las siembra el mismo Dios, dan perfume y amor, pero no sufrimiento.

Que el Señor os bendiga a todos, y hoy traigo una bendición especial que la va a otorgar el Arcángel San Miguel. He aquí su presencia.

San Miguel: Yo Miguel, Príncipe de Milicia, prometo defender y guardar a todas las almas aquí presentes, así como a su descendencia en la guerra y lucha venideras contra el mal y la oscuridad. Así sea y así será. Amén. (Da con la espada en su escudo tres golpes).

María Santísima: Recibid la bendición de Dios Padre Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Y recuerda, regala tu rosario.

Mensaje de Nuestra Señora de la Soledad en Baza el 8 de marzo de 2015

Esteban: Ave María Purísima. Salve Redentora de las almas.

María Santísima: Hoy soy portadora y mediadora de las bendiciones de Dios que se infunden hacia la humanidad y son depositadas en Baza.

El tesoro del Cielo, que es el tesoro divino, lo deposito en el Pilar de la Cristiandad, y en los corazones alegres deposito la llama de la constancia para que brille en el mundo entero el amor y la grandeza del Buen Jesús.

No debes atribularte ni estar triste por las circunstancias del mundo, pues en ti se refleja el equilibrio de todo el mundo.

Es tiempo de desconcierto, pero siempre brilla el sol aunque la noche sea muy cerrada.

Cabalga y navega, y busca en el imperio del amor las soluciones del mundo.

No ceséis de luchar, que las soluciones de Baza serán tenidas en cuenta en un futuro por toda la humanidad.

Esteban: Madre, ¿las cosas que se me transmiten son todas suyas?

María Santísima: Las que van atadas con el lazo divino, sí, y es voluntad de Dios.

Es voluntad de Dios que cubras tu corazón en el Templo Sagrado, que el cabello de tu cabeza no sea cortado, y la barba, al cumplir lo que ofreciste, y que libere tu cabeza el resto del día.

Busca y halla en el amor, que sacrificios ya tienes bastantes.

La Tierra está preparándose para ser regada por la sangre de la juventud. Un gran martirio y purificación vienen sobre el género humano. Rogad a Dios por la misericordia divina porque no se pierdan las almas y porque Satanás deje el trono de los soberbios y triunfe la Misericordia divina de Dios.

Los planes de la paz se rompen y se parten, pero se hacen mapas nuevos que fortalecerán los lazos de la unión del género humano con Dios.

¡Qué hermoso está todo y cómo me complace el amor de mis hijos para complacerme en lo que me gusta!

Hoy recibís las mil bendiciones, que son indulgencias de la eternidad. Y buscad dentro de vuestro corazón y sacad lo que no sirve. Ocupad todo el espacio de él para el amor infinito de Nuestro amado Jesús, que no se desperdicie ni un solo sentimiento, que de Baza de valora todo, y todo va al equilibrio del Cielo.

Ama mucho y sufre mucho, que amando y sufriendo se sirve a Dios.

Recuerda, regala tu rosario.

Esteban: [Realiza sus peticiones].

María Santísima: La felicidad y el Paraíso no están fuera, están dentro. Dejad solo abrir la puerta y veréis cómo sois felices.

Esteban: Gracias, madre mía, pero interceda.

María Santísima: Dios no es sordo a las peticiones de Baza.

Recibid la bendición de Dios, Padre Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Mensaje de Nuestra Señora de la Soledad en Baza el 1 de marzo de 2015

Esteban: Ave María Purísima. Salve Redentora de las almas, Madre de Dios y Madre nuestra amantísima.

María Santísima: Hoy traigo un mensaje nuevo de esperanza y salvación, y es Voluntad de Nuestro Padre Dios que el Altar sea consagrado como sagrario, que en la primicia del Padre es el amor y los sacramentos.

Hay que divulgar las grandezas del Señor por toda la Tierra y su grandeza y su misericordia.

No os encontréis tristes pues dentro del Corazón de Dios hay redención y solución para todo el género humano.

Esteban: Interceded por los ojos de Elisa, de Prudencia y de mi madre, si es voluntad de Dios.

María Santísima: Todo es siempre para voluntad de Dios, y Dios así lo permite.

Se están trazando en la Tierra las directrices de los nuevos cambios y son los tiempos en el que el rigor y la nobleza sellarán cada nombre y cada casa.

La vida como está establecida va a sufrir un gran cambio y debemos de escuchar y conocer la Voluntad de Dios para cada uno de nosotros.

En la Consagración se debe de hacer la intercesión de que la Sangre de Jesús lata en todos los corazones, y en lo de fuera habéis de buscar lo pasajero: en el interior está lo eterno.

En la soledad de Dios se halla la Majestad y la Gloria y el acompañamiento eterno.

Debéis de encontrar la solución a las pequeñas dificultades, sabed que Dios siempre escucha las súplicas de Baza.

Esteban: Interceda por todas las almas.

María Santísima: Las puertas se abren y el Camino es ancho.

Empieza a caminar que es el tiempo de la evangelización.

Mi Corazón promete que todo el que se consagre a mi Corazón prometo venir a recogerlo en el último instante de su vida terrena y defenderlo y guardarlo hasta el habitáculo Sagrado de la Gloria.

Sufre y ama, que sufriendo se concilia el mundo con Dios.

¡Qué hermoso está todo!

Hoy deposito en las personas que hay aquí presentes la semilla del don del «longe», que es el despertar a los ojos espirituales.

En tu corazón se cierne la llama de Jesús, así que el Amor de Dios en él brota, pero también se ciernen sus Divinas Llagas: el sufrimiento en él se refleja.

Son nuevos cambios y no han de venir de golpe, si no en pequeños cambios. La semilla es sembrada hasta el tiempo de la siega, necesita su tiempo y sus inclemencias. Cuando Dios lo permite, todo es para bien del alma.

No te exijas tanto, que a Dios le gusta tal y como eres.

Recibid la Bendición de Dios Padre Todopoderoso, Padre. Hijo y Espíritu Santo.

Esteban: Amén.

María Santísima: Y, recuerda, regala tu rosario.

Esteban: Madre mía, no nos olvide. Tenga misericordia y ayúdenos. Acoja a Esteban en su seno [se refiere a una persona recientemente fallecida].

María Santísima: Esteban ya está aquí conmigo.

Mensaje de Nuestra Señora de la Soledad en Baza el 22 de febrero de 2015

Esteban: Ave María Purísima. Salve Redentora de las almas.

María Santísima: Hoy traigo un mensaje nuevo, un mensaje de luz y esperanza que el mismo Dios Nuestro Señor Jesucristo lo manda a todos los corazones del mundo: «Convertíos y sed fieles a Dios Nuestro Señor, a sus principios y sus leyes, y encontraréis en vuestra vida una riqueza sin igual».

Que no tiemblen vuestros corazones ni os atribuléis porque después de las tormentas siempre viene la calma.

Baza es la luz del mundo y el sol del Cielo, es la puerta de la majestad donde está la salvación para todas las almas. No es fácil el camino, especialmente el Camino Grande, pero si no hay sacrificio no hay recompensa.

Tenéis que descubrir el gran secreto que he dejado sellado en tu alma y en este magnífico, Altar de Dios y del Cielo. Baza ha de ser Altar de la paz, consuelo de los redimidos.

No busquéis en las tribulaciones pequeñas consuelo para vuestra vida: descubrid el consuelo hallando la grandeza de Dios.

Esteban: Madre mía, le ruego por todas las personas que se dirigen a Baza

María Santísima: Dios no es sordo para las peticiones de Baza.

Esteban: Ayúdenos, Madre, y protéjanos.

María Santísima: En el mundo se cierne una gran tormenta donde van a caer muchos pájaros de hierro. Debéis de ser fuertes y estar preparados pues pronto se abrirá la puerta de la gran purificación.

Esteban: Interceded, Madre Santísima.

María Santísima: Todo es voluntad de Dios y así se halla escrito.

Nuevos cambios en Roma que favorecerán el Camino de Baza.

Hay un gran peligro en el mundo por la «mitra negra» que quiere reinar. La luz del mundo y el sacrificio de los mártires es el pago del equilibrio de la unificación de todas las religiones.

Esteban: No lo comprendo, Madre mía.

María Santísima: Satanás con sus mandos intentará deshacer lo que Dios ha trazado a base de milenios.

La fe no es ciencia, es virtud y lo sagrado es más grande que la explicación humana.

Esteban: ¿Encomienda algo en esa cuaresma, algo que debamos hacer?

María Santísima: Buscad la felicidad en la tierra por medio del Amor de Dios y hallaréis la eternidad en el Cielo.

Amad mucho y sufrid mucho, que es el pago del peso del pecado de la humanidad.

Un alma redimida tiene el peso de cien almas condenadas.

¡Qué hermoso está todo!

Esteban: ¿Puedo hacerle una pregunta? Las que me han hecho y la que tengo guardada en mi corazón, Usted la sabe, Madre.

María Santísima: Tu bandera y tu escarnio, hijo mío, es la soledad, así que la santificación se ha de encontrar en la individualidad.

Ríe siempre, que es la bandera de Cristo, y halla dentro de tu interior, que se halla toda la sabiduría del mundo.

Esteban: Riéguenos con su fragancia y sánenos de cuerpo y alma.

María Santísima: El sufrimiento y la enfermedad es la resistencia que el orgullo encuentra a la voluntad de uno.

Esteban: Háganos perfectos, Madre.

María Santísima: Todos sois perfectos pues sois creación de Dios.

Recuerda, regala tu rosario.

Recibid la Bendición de Dios Padre Todopoderoso, Padre Hijo y Espíritu Santo. La reciba vuestra alma y este Santo Lugar.

Esteban: Gracias, Madre Santísima.

Mensaje de Nuestra Señora de la Soledad en Baza el 15 de febrero de 2015

Esteban: Ave María Purísima, Salve Redentora de las almas.

María Santísima: Mi corazón se complace con el amor y la devoción en Baza. En el Corazón de Nuestro Jesús se propaga el amor hacia las devociones del mundo y en la fraternidad de la Eucaristía.

Son muchos los sufrimientos que hay en el mundo y el Señor dispersa sus dones, pero son muchos los corazones negros que han de blanquearlo para que las generaciones nuevas puedan encontrarlo.

Esteban: Quisiera pedirle y rogarle por el alma de Esteban Jesús.

María Santísima: El Arcángel San Miguel con los Migueletes esta mañana han rescatado su alma y se encuentra en buen sitio a recaudo con las almas de Dios.

La Misericordia de Dios es tan grande que para el que ama y vive por el Señor todo se le concede.

Hijo mío, ¿cómo íbamos a dejar que se perdiese su alma en un camino de salvación? No se podía permitir.

Al Señor le complace lo bonita que esta la Teja, y mi corazón se enamora de su sencillez y hermosura.

Esteban: Gracias, Madre mía. Vele por nuestras familias, pídame el sacrificio que quiera que con gusto lo haré.

María Santísima: Tu sacrificio es tu amor, y tu penitencia, tu constancia.

Esteban: ¿Va a venir los domingos de Cuaresma?

María Santísima: Hasta el fin de los tiempos.

Lleva tu camino con alegría, que la sonrisa es la bandera de Cristo, y Dios no quiere la tristeza, que es el ángulo de la puerta de la oscuridad.

Nada temas que a tu lado siempre estaré.

Esteban: Gracias, Virgen Bendita. Ruegue por todos los que están aquí, por sus peticiones: sánelos y sálvelos.

María Santísima: Recibid la bendición de Dios Padre Todopoderoso, y recuerda, regala tu rosario.

Esteban: Gracias, Reina del Cielo.