La casa del Arcoiris | Mensajes 2019
2327
page-template-default,page,page-id-2327,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0.2,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-13.0,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive
 

Mensajes 2019

Mensaje de María Santísima de la Soledad en Baza el 3 de marzo de 2019

Esteban: Ave María Purísima, Salve redentora de las almas.

María Santísima: Soy mediadora de Dios y consuelo del afligido, ¡qué virtud tan grande!

Hoy en estos corazones, Dios se engrandece por la Eucaristía, oración y adoración que Baza y en Baza se siembra en el mundo. Me encanta tu alma y me encantas todo tú.

Dios intercede en lo divino; lo mundano es perfección del Camino, el hallar la pureza y el equilibrio terrenal.

Esteban: ¡Qué perfume más precioso lleva hoy!

María Santísima: Son las flores que me ponen en el Altar de Dios que se cultivan en el mismo paraíso. La utilidad de las flores es la absorción de la oscuridad del mundo, reflejando en la sencillez y en la virtud las energías de la humanidad.

Esteban: Quiero pediros primero perdón por todas mis faltas.

María Santísima: Dios te quiere tal y como eres, pero hasta en la corrección debes corregir con amor. Encuentra la felicidad en tu camino y en tu vida, que tienes todos los elementos.

Esteban: ¿Va a venir los domingos de Cuaresma?

María Santísima: Ya te he dicho que vendré a este Santo Lugar hasta el fin de los tiempos y cuando se halle en reposo tu cuerpo y tu alma esté conmigo en el Cielo, vendrás conmigo.

Hay que ser difíciles para agradarle a Dios pues en lo sencillo no está lo llano. Todos los criterios los tienes escritos en tu corazón: desvela las consignas que Dios ha trazado en tu alma y descubrirás qué hermoso puede ser todo. Mis ojos y los de Nuestro amado Cristo están siempre sobre ti.

Camina y busca soluciones fáciles para las cosas mundanas que para las divinas ya intercede Dios.

¡Qué hermoso está todo! Me complazco en el amor de tu corazón. A los sacerdotes de esta Casa, que son el Altar de Dios y crepúsculo del Altísimo, me complazco en ellos y a sus celebraciones, hallando la grandeza de la Eucaristía al comunicarse con su alma.

Esteban: Quisiera pedirle por las intenciones de las personas que están aquí.

María Santísima: Me complazco y me engrandece el que deposita la confianza en el Altísimo poniendo sus peticiones en mis manos, me complazco en la oración del mundo y para el mundo, que es corona y cetro de la divinidad y triunfo altísimo de lo excelso en el Cielo.

Esteban: Quiero pedir agua para los campos.

María Santísima: Viene el agua y vienen los grandes cambios al mundo. Están despertando y floreciendo los corazones que Dios sembró en el mundo con el bálsamo de su amor. Es tiempo de sentir y es tiempo de amar, pero los tibios nunca hicieron proezas.

Esteban: Por ultimo una petición: ayúdeme y ayúdenos en mi casa y a todos los que estamos aquí.

María Santísima: Cuando una piedra se tira al agua, se hacen olas y tardan tiempo en desaparecer. Cuando hay aceptación, la piedra con amor, se convierte en madera, flota y llega a la orilla llevando el cometido a la voluntad de Dios con la de uno mismo.

Tu camino siempre será amar y sufrir. En la aceptación esta el cambio.

Esteban: Ayúdenos a todos, Señora.

María Santísima: Recibid la bendición de Dios Padre Todopoderoso. Padre, Hijo y Espíritu Santo. Sellada queda en vuestra alma como escudo sagrado y armadura real para defenderos del advenimiento de la oscuridad que va a intentar profanar lo Sagrado de la Tierra.

Recuerda regala tu rosario. Y recuerda que eres el predilecto del Cielo.

Esteban: No lo merezco, Señora.

Mensaje de María Santísima de la Soledad en Baza el 10 de marzo de 2019

 

Esteban: Ave María Purísima.

María Santísima: Soy Madre de Dios y Madre de consolación, por esto traigo este néctar de oro que se derramará sobre los corazones y sobre la humanidad.

Esteban: Quisiera pedirle por todos los niños y por uno en especial. También quisiera pedirle que nos traiga el misterio de los claveles para las embarazadas.

María Santísima: El domingo de Ramos bendeciré las flores para que sean para ese cometido.

Tu alma cada día está más grande y tu ser esta más en unión con Dios y más libre del mundo. No sufras por las cosas mundanas que Dios lo tiene todo dispuesto. ¿Es que no sabes que todo está en sus manos? Quien tiene a Dios debería estar en gozo constante.

Son muchas las puertas que se liberan y las ofrendas de muchos corazones que se van a consagrar al Santísimo Sacramento del Altar. Es un tiempo nuevo y un resurgir nuevo con vocaciones sacerdotales. Dios llama a los corazones para que se consagren en la tierra.

Hoy traigo olor a naranja que es el olor de mi Amado Hijo. El polvo que ha sido derramado ha sido bendecido por Dios y derrama su gracia para sanar a los enfermos y para despertar en los corazones la conciencia de lo divino.

Dios te pide, y las peticiones son mandato divino, que vayas al Santuario de Guadalupe y que selles en este continente todas las puertas que Satanás tiene liberadas. Si solo sellamos las puertas de este mundo, no habrá equilibrio ni la corona del mundo será fulgida en la cabeza del Redentor.

Son tiempo difíciles donde los mismos astros del Cielo van a llorar pero es tiempo de esperanza y de un renacer de luz que va a conquistar a la humanidad.

Vence el sufrimiento con el amor y, cuando dejes de resistirte a todo lo que Dios quiere de ti, desaparecerán todos los problemas. Vive libre que Dios te hizo así.

El mundo debe de atarse a ti pero las ataduras tú las tienes con lo divino.

Dios intercede por las peticiones de Baza y de este Santo Lugar. Benditos seáis todos los congregados en esta mañana en este Santo Lugar y os concede lo que pedís en vuestro corazón y lo que necesita vuestra alma.

Esteban: ¿Puedo pedirle una intercesión? Proteja a todos los de esta casa, sane a los enfermos, en especial a los que más lo necesitan, por el que está perdido, abra mi entendimiento para que haga la voluntad de Dios.

María Santísima: A Dios le complace la intercesión por los pecadores. Ofrézcase diariamente el Rosario que con tanto amor dedicáis al Cielo para este cometido.

Dios te hizo de hierro y te hizo piedra pero te hizo todo corazón. Ama y sufre porque eres paño donde se reflejan los pecados y el sufrimiento del mundo, y ama porque eres espejo de la divinidad en la Tierra.

Hoy no requiero nada más de ti, pero el Cielo colma de bendiciones, sabiduría y entendimiento a todos los congregados. Recibid la bendición de Dios Padre Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amén. Recuerda regala tu rosario, y sonríe que es la bandera de Cristo.

Mensaje de María Santísima en Baza el 17 de marzo de 2019

Esteban: Salve Redentora de las almas, Madre de Dios y Madre nuestra amantísima, ¡qué buena compañía traéis hoy!

María Santísima: Soy Madre de Dios, Madre del mundo y Madre de tu alma. Me complazco en todos los dones recibidos de este Sacramento y me complacen las almas redimidas a la luz del Altísimo. Son cambios y los cambios traen dificultad pero no estés triste ni tengas miedo, los que se acogen a la Casa del Señor no han de tener miedo porque su vara y su cayado va sobre ellos.

Traigo un mensaje de sufrimiento y dolor pues el mundo está esperando un gran derramamiento de sangre. Se atribularán los corazones y los credos se distanciaran en el mundo con un cambio y una unificación de Credo.

Esteban: No lo entiendo, Madre.

María Santísima: Este mensaje no ha de entenderse ahora; se entenderá cuando suceda.

Por tu petición al Cielo y mi complacencia a tu corazón, otorgo a quien escuche una santa Eucaristía en este Santo Lugar y se la ofrezca a sus antepasados, quedarán todos libres de las cargas del pecado y cortarán la cuerda en la que arrastran el sufrimiento y el pecado del que lo cometió.

Deberán de confesarse tres veces por tres intenciones diferentes: una por los antepasados paternos, otra por los antepasados maternos, otra por los antepasados espirituales haciendo sus penitencias y escuchando la Santa Eucaristía, ofreciendo la liberación de los dichos, pero no sirve la de domingo, que es para adoración del Santísimo, así que el Cielo pide que, de momento, una vez al mes, sábado tarde, se celebre una Santa Eucaristía con tres santos sacerdotes de esta Casa para liberación del pecado de la antigüedad y la liberación de las cargas de la nueva generación.

Ama y sufre y sé libre, que Dios te hizo como la luz y te hizo como el viento.

Esteban: Le pido Señora para que interceda por todos los que están aquí, y por el hermano Carlos.

María Santísima: Es tiempo de unificación y tiempo de que nuestro Credo esté unido a un mismo son, aunque las rosas cada uno sean de su color. Son distintas puertas en el mundo pero un solo camino. No juzguéis las formas de otros caminos que a Dios le gusta la variedad.

Esteban: Le pido, Señora, que nos oriente por los mensajes que reciben algunas de sus hijas.

María Santísima: La mano de Dios está siempre sobre ellas y sobre vosotros, pero hay que prestar más atención para interpretar el mensaje. El mensaje es del Cielo; el que yo traigo viene directo de la boca de Dios, el que ellas reciben es de su esencia.

Esteban: Quiero pediros fuerzas en mi salud, y perdón por lo que haga mal.

María Santísima: En tu cuerpo se filtra el sufrimiento que va a venir al mundo, por eso te encuentras tan mal, pero la fuerza del Altísimo está dentro de ti. Siembra caminos nuevos que recogerás entre cantares.

Dios se ocupa y dispone todo lo tuyo. Es tiempo de cambio y alabanza, y es tiempo de que de los elegidos sea el Reino de Dios y sea la Tierra.

Esteban: ¿Dispone algo más? Cambie en mí lo que no sea correcto.

María Santísima: Cuanto más grande es la luz, más alta es la intensidad de la oscuridad que acude para atacar en la sombra. Hoy recibís todos la bendición de Dios Padre Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amén. Y la divina intercesión del Glorioso San José. Recuerda, regala tu rosario.

 

Mensaje de María Santísima de la Soledad en Baza el 24 de marzo de 2019

Esteban: Ave María Purísima. Qué perfume mas delicioso lleva hoy.

María Santísima: Soy Madre del Cielo, Madre del amor y Madre de la paz, y traigo un mensaje nuevo al mundo. Que no haya atribulación en los corazones, que reine la luz y el gozo en las contemplaciones del Santísimo. Háganse procesiones del Santísimo Sacramento del Altar, convóquese la adoración nocturna porque el mundo necesita el pago de los redimidos. Un estruendo enorme moverá la tierra, quien se acoja al Sagrado Corazón de mi Divino Jesús será a salvo. El mundo cambiara tal y como lo conocemos habiendo una gran abertura a lo divino y a lo profano.

Esteban: No lo entiendo bien, Madre.

María Santísima: El espejo de la quietud está siendo rasgado y el mundo necesita de vuestra intercesión para redimir a los pecadores que no se acercan a lo sagrado. Son tiempos de cambio, te has liberado de la primera capa pero hay muchas capas en el alma que deben ser liberadas. Sé tú mismo, que eres una obra maravillosa de Dios. Dios te hizo y te quiere. No puedes comprender el significado de la lectura hasta que se cese. Confía y camina. Dios tiene obras grandes para todos vosotros. Qué hermoso está todo y cuánto amor y respeto hay en este Altar, primicia de salvación y corona de Gloria, y qué hermoso está tu corazón regado y empapado por el amor de lo divino que rebosa al mundo que parece un manantial.

Esteban: Le quisiera hacer varias peticiones, por el Padre Emilio, guíelo y póngalo en sus manos.

María Santísima: Es un placer y una grandeza tener al servicio del Señor obreros tan ilustres y de tal gracia magna como mi frailillo Emilio del Carmen Teresiano de mi Jesús, reparador de la Soledad y grandeza del sagrario.

Esteban: La otra pregunta que ya la ha escuchado.

María Santísima: No hay barco lo suficientemente firme para el que solo quiere navegar en tempestad. La puerta se abre, quien no la utiliza perdió su momento. Fue atado para que no pueda hacer mal. Su propaganda es su orgullo y su pensamiento. A las palabras necias, corazones fuertes.

Esteban: Bendiga a todos los niños, y a todos los que están aquí.

María Santísima: La gracia está y ha sido derramada. Recibid la bendición del Dios Padre Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Que brille la luz del mundo en vuestros corazones, que la oscuridad quiere reinar pero Cristo jamás lo permitirá. Recuerda, regala tu rosario.

Mensaje de María Santísima de la Soledad en Baza el 31 de marzo de 2019

Esteban: Ave María Purísima.

María Santísima: Sin pecado concebida.

Soy Madre de misericordia, Madre de esperanza y Madre del amor.

Hoy traigo un mensaje nuevo al mundo. La conciliación de los credos es responsabilidad de los gentiles. En el mundo se está trazando la desunión y es voluntad del Altísimo que todos los credos sean unificados. Mira dentro de tu corazón que lo tengo todo estipulado.

No temas y no dudes que todo en tu vida es voluntad de Dios. Hay mucho sufrimiento en el mundo por las circunstancias mundanas y por la economía. Dios ha dispuesto que todo lo bueno del mundo sea entregado a los seres de luz, así que cesan los tiempos de dificultad y empiezan los tiempos de misericordia, de bondad y de piedad.

Conócete a ti mismo y conoce tu corazón, que en él hay diversos habitáculos para la reconciliación.

El Cielo se alegra por la audiencia de Baza y se engrandece por el amor de sus Sacramentos. Cristo derrama su bendición en este Santo Lugar para ser custodia perpetua y tabernáculo a lo divino. Todos sois regados con mi más puro aroma para reconciliación con el Espíritu Santo y crecer en el espíritu, en la divinidad para estar más cerca de lo divino.

Esteban: ¿Puedo pedirle algunas cosas? Ate a esta persona para que no haga mal. Perdone que yo se lo pida, ¿conviene y es voluntad del Altísimo lo que quiero hacer?

María Santísima: Es voluntad de Dios y, además, lleva su bendición. Es importante la estabilidad para tener en tu vida la armonía y el pensamiento no sea distraído en lo terrenal.

En el viaje debes de encontrar el crisol de la pureza, conectarte a él y cerrar las puertas que son abiertas. No solo hay un punto de conexión: son 9 puertas las que se han de cerrar, que por la antigüedad del mundo no se hallan en equilibrio y el mal fluye trayendo a la humanidad terror y espanto.

Esteban: Ayúdeme a que lo sepa hacer bien.

María Santísima: Nuestro amado Jesús, mi Hijo, mi Padre, mi hermano, mi enamorado y mi amigo tiene fe en ti, ¿cómo tienes dudas de ti mismo?

Sé fuerte como la roca y tierno como la hogaza de pan, pero sé fiel al ti mismo, que Dios te quiere tal y como eres. El mismo Dios marcó las directrices de tu corazón, nada temas que lo que trazas está trazado por la mano del Altísimo.

Me complazco en los corazones generosos y la misericordia del mundo. Pedid por los niños que el viento se ha de llevar una nube de Ángeles al Cielo.

Esteban: Madre, protéjalos a todos.

María Santísima: Confía en Dios, que lo que tú deseas Dios siempre te lo concede.

Esteban: Ayúdenos a los sacerdotes y los elegidos de Dios.

María Santísima: El rosario más preciado es la cabeza de mis sacerdotes que, cuando consagran y elevan sus oraciones, suben al Cielo el bálsamo más precioso de la Tierra. Cuanto amor se halla aquí.

Recibid la bendición de Dios Padre Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Recuerda hijo mío, niño precioso, regala tu rosario.

Mensaje de María Santísima de la Soledad en Baza el 7 de abril de 2019

Esteban: Ave María Purísima.

María Santísima: Sin pecado concebida. Soy Madre de la Gracia y de Misericordia, y hoy traigo un mensaje nuevo al mundo. Que igual que el sol brilla en el cielo, ha de brillar el amor de Dios en los corazones. El equilibrio y la armonía del mundo están perdidos. Los enlaces de lo divino a lo terrenal no se saben encontrar y es vuestra misión hallarlos y restaurarlos. Es voluntad del Dios y del Altísimo que la oración se haga siempre con amor y que tu corazón esté siempre alegre. Las dificultades del mundo son del mundo. Cristo a ti no te ha de juzgar porque llevas sobre tus hombros el peso de la humanidad.

Esteban: Interceda por estas cosas que le pido.

María Santísima: Lo que se ata aquí, sellado queda en el Cielo.

Esteban: Quiero hacerle una pregunta por nuestros animales, ¿qué significa que tenga que tener tantos animales?

María Santísima: Tú necesitas dar vida a la tierra y a sus seres vivos para que la gracia de Dios habite en ellos y se extienda por toda la humanidad.

Los tiempos de dificultad y carencia cesarán para los elegidos en el mundo, pero para aquellos que no supieron tener misericordia vienen tiempos de necesidad. La gracia de Dios está contigo y en este Santo Lugar. Sonríe siempre, que es la bandera de Cristo y camina firme que tus decisiones están unidas al Altísimo.

El mundo necesita una consigna de conciliación y una unificación de luz para que Dios reine en el mundo y el mal sea controlado.

Esteban: Tengo dos preguntas, una es por el aborto: ¿Qué le parece a Dios que se interrumpa un embarazo?

Nota: (hasta el tercer día desde la fecundación el embrión no tiene alma).

María Santísima: La vida es la bendición más grande que Dios dejó estipulada en el mundo, pero la vida solo pertenece a Dios. Nadie debe interrumpir su curso, ya que le quita las veces al Altísimo, y ese pecado lo va a arrastrar muchas generaciones.

Esteban: La otra pregunta: creo que ya la ha respondido con esta, es sobre la eutanasia cuando hay mucho sufrimiento.

María Santísima: Es voluntad de Dios que se calme el dolor y sufrimiento pero no es voluntad del Altísimo el acortar la vida ni el alargarla en vano, que todo suceda como la naturaleza obra.

Esteban: Usted sabe nuestras necesidades, atiéndalas, Madre.

María Santísima: Ama y sufre pero que nunca se te olvide que el corazón de mi Amado Jesús, el mío y el de la luz de la humanidad, laten al mismo son que el tuyo.

Esteban: Si yo tuviera que ausentarme una temporada de Baza…( esta pregunta la ha hecho Esteban por si se ausenta unos días de vacaciones).

María Santísima: Dios todo lo permite, pero recuerda que el corazón está aquí.

Esteban: Gracias, Madre Santa.

María Santísima: ¡Qué hermoso esta todo! Y qué hermoso está tu corazón, es un jardín fecundo esperando florecer la gracia de Cristo.

Recibid la bendición de Dios Padre Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amén.

Hoy te traigo este escapulario para que con tus labios selles la unificación de la Tierra con el Cielo, y recuerda, regala tu rosario.

Esteban: Dígale a Dios que lo amamos.

María Santísima: Lo sabe porque lo siente en tu corazón cada día.

Mensaje de María Santísima de la Soledad en Baza el 14 de abril de 2019

Esteban: Ave María Purísima.

María Santísima: Hoy traigo un mensaje nuevo: que no se atribule el mundo porque traigo un mensaje de conciliación que unifica al padre con el hijo y al hermano con el hermano. En el mundo hay mucha tristeza y tribulaciones con el orgullo y este es el primer mensaje de Dios: que dejemos la individualidad para comprender que todos somos parte de un mismo cuerpo. Todos somos hojas de una misma rosa y el fruto es el amor que Dios exhala en ella. Buscad en vuestro corazón y allí encontrareis la quietud y conciliación con vosotros mismos, que es el privilegio que Dios concede a todos los seres de luz del mundo. No sufras y no dudes que Dios siempre quiere lo mejor para ti, y no desesperes que la prisa nunca fue buena consejera.

Los credos están yermos así que Dios va a coger unas nuevas tierras para fecundarlas con la gracia divina para que se extienda por toda la humanidad.

¡Qué bonito esta todo! Yo consagro por voluntad del Altísimo estas flores para que sirvan al cometido al que fueron encomendadas, y consagro tu corazón para que se llene de felicidad, y no sufras por las cosas mundanas. Dios te hizo fuerte como el león, tierno como el pan, dulce con la miel y salado como el mar. Dios puso en ti los elementos para que lo que toques le actives la funcionalidad que necesita Dios en el mundo.

Es tiempo de sonreír pues Cristo está contento con el cometido de esta Santa Casa.

Esteban: Tengo unas preguntas sobre cosas que hay que hacer en el viaje.

María Santísima: Todo se halla en ti y todo será estipulado en su divino momento.

Todos debéis llevar una flor roja y depositarla en el Santuario de Guadalupe para pagar con ella la sangre derramada del mundo.

¡Cuánto te amo! Y ¡cuánto te ama mi buen Jesús!

Esteban: No soy merecedor de ello.

María Santísima: Tú eres el ancla del Barco de Dios en la tierra, donde fijes la permanencia de Dios allí estará el divino Redentor.

Recibid la bendición de Dios Padre Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Recuerda regala tu rosario.

Mensaje de María Santísima de la Soledad en Baza el 21 de abril de 2019

Esteban: Ave María Purísima, Salve Redentora de las almas.

María Santísima: Hoy es coronado Cristo en su Majestad y Gloria, y hoy se manifiesta la triunfante resurrección de Cristo en el mundo. ¡Qué hermoso esta todo y con cuánto amor servís al Altar de Dios! Es voluntad de Dios y consuelo consagraos al Sagrado Corazón de Jesús: [Hay que decir esta oración para consagrarse]: «Oh amadísimo Corazón del Divino Redentor, hoy me consagro a Vos, encontrando en vuestra preciosísima sangre el néctar dulcísimo de la vida eterna, Vos mano protectora, me proteja, guarde y defienda de todas las tribulaciones de mi vida. Así mismo como protectora de misericordia divina, el Corazón de mi amantísima Madre. Amén, amén, amén».

Esteban: Interceda por todas las personas que están aquí y sus intenciones, por todos los niños, en especial los que han sido bautizados.

María Santísima: Es voluntad de Dios que se obren milagros y es voluntad que todo lo estipulado en esta Cuaresma sea realizado, incluyendo el bautisterio que llevas en tu corazón.

Es tiempo de luz pero desprender la luz de la oscuridad no es tarea fácil, sed fuertes.

En esta Santa Casa por Dios, es la unificación de todas las almas de luz de Dios. No seáis rígidos por los credos, sed amplios por el amor.

Hoy es día de grandeza pues la luz de Cristo llega a los corazones. Abrid puertas y ventanas de vuestro corazón para que solo entre.

Has de aprender que todo lo que pasa es voluntad de Dios, y si Dios los permite es por tu bien. Acepta lo que Dios te manda y sé feliz, que solo tengas ataduras a lo divino.

En esta Casa está la fuente divina y todo se empapa de su divina gracia. Niño precioso, te tengo siempre presente en mi corazón y no te exijas más de lo estipulado, que Dios bien sabe cómo eres y lo que puedes hacer.

Recibid la bendición de Dios Padre Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo y se extienda a la humanidad. Que la luz de vuestros corazones se extienda sobre el género humano, y sonríe siempre que es la bandera de Cristo. Recuerda regala tu rosario.

MENSAJES DE NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE (México) 31 Agosto 2019

 

Llegamos por la tarde al Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe de México capital, sobre las 18:00 de la tarde. Estaba ya empezada la Eucaristía. Entramos a la basílica y nos repartimos todos por diferentes sitios y quedándome yo detrás, en el último banco, para estar arrodillado y para que nadie me molestase.

A los dos minutos, se manifestó Nuestra Madre: salió del cuadro y se puso encima de este, en la pared, que está cubierta de madera. Le dije:

Esteban: «Ave María Purísima».

Nuestra Señora de Guadalupe: «Sin pecado concebida, soy Madre de Misericordia, de paz y bienhechora de la Gracia Divina y de el Altísimo. El Cielo se complace en millones de gracias al ver pisar tus pies y santificar esta hermosa tierra».

Esteban: «Estoy preocupado Madre, no sé si lo estoy haciendo bien».

Nuestra Señora de Guadalupe: «Con el mero hecho de venir, ya se está haciendo la Voluntad de Dios y siento una gran admiración y un gran regocijo de tener un hijo como tú. ¿No ves mi corazón?»

Lo decía a la vez que lo enseñaba en su pecho; había en él como una parte oscura. No lo entendí: ¿cómo puede haber en un ser de luz un reflejo de oscuridad? Después, cuando continuamos el viaje, me di cuenta de que se trataba de la oscuridad y la pena que arrastraban los moradores de ese país.

De pronto me acordé (o Ella me inspiró) y pensé en la Luz del Diamante Azul que Cristo había depositado en mi corazón unos años atrás en Fátima, y se la ofrecí, saliendo de mi pecho y yendo hacia su corazón. Lo hice con gran alegría, pero a la vez que con nostalgia, ya que me estaba desprendiendo de ese vínculo sagrado que Cristo había entrelazado entre Él y yo…

Mi sorpresa fue que, al llegar la luz al corazón de Nuestra Señora, desaparecía la oscuridad que había en él y, a la vez, brillaba en mi pecho otra vez el diamante azul: se había duplicado y no se había ido de mi corazón.

Nuestra Señora de Guadalupe: «Yo tengo muchas casas en el mundo, esta es mi casa, pero mis aposentos están en la cueva, en Baza, en mi Santuario. Hay una gran oscuridad dentro del seno de la Iglesia y el maligno está enredando con este sacrificio va ha ser clarificado el misterio de la doctrina quedando a la luz la oscuridad que ella encierra y limpiándola. Hay tres puertas que cerrar en este Santo lugar donde el equilibrio está perdido».

Me mostró un túnel de tierra excavado que se dividía en dos. Con la gracia de Dios, cerré la puerta, la rebocé con la gracia de Dios y la tapié, dejando en medio la Custodia Divina con dos ángeles en cada uno de ellos custodiándolos. Sellé una grieta que se extendía por toda Sudamérica y faltó por sellar un volcán que Nuestra Señora me dijo que no se podía sellar para que mantuviera el equilibrio.

Me mostró una iglesia con tres puertas de entrada en la que dentro estaba Satanás. Sellé las dos de los lados y antes de sellar la primera me metí dentro con el Santísimo Sacramento, lo puse en medio y restablecí el equilibrio de Dios, desapareciendo la oscuridad. Una vez arreglado, salí fuera y la sellé.

(Todo esto lo hago con mi alma y el tiempo es diferente, lo que es una hora mundana en la espiritualidad, lo hago como en un día).

Vuelvo otra vez con la Virgen y, de pronto, me doy cuenta que uno de los demonios que habían sido desterrados estaba dentro de una persona que estaba sentada delante de mí, gesticulando y haciendo ruidos extraños. Levanté la mano y la dirigí hacia él diciéndole: «En el nombre de Dios, ¡abandónale! Inmediatamente desapareció y la persona volvió a su estado natural. De repente, salió una alfombra volando en el aire de color rojo que después me di cuenta que estaba elaborada de pétalos de rosas rojas (pienso que son las mismas que Nuestra Señora nos pidió, en el mensaje de la Cuaresma cuando nos encomendó ir a México, que lleváramos una rosa cada uno). Al instante, empezó a caminar la Virgen sobre ella en dirección hacia donde estaba yo y mi madre estaba a su lado. Nuestra Señora llevaba una corona de plata, sin adornos tipo medieval, y mi madre una especie de cetro, las dos sonreían y venían hacia mí, como si trajesen una sorpresa. Se apartaron de pronto, una a un lado y otra a otro, y apareció en medio Nuestro Señor Jesucristo vestido de Sacerdote. María Santísima pasó la corona a las manos de Cristo, en cual la puso encima de mi cabeza a la vez que besaba la estolina que colgaba de su mano diciéndome: «Hoy te corono como Rey de la paz, del amor y de la fe». Seguidamente, mi madre me entregó la especie de cetro como de plata a la vez que sonreía, sintiendo yo que estaba orgullosa de mí, momento en que desapareció el dolor tan grande que había sentido al perderla en la Tierra.

Una vez acabado esto, echaron la bendición. Cristo tocó mi hombro apareciendo en mí la corona en la cabeza, el cetro sobre el hombro derecho y las vestiduras que llevaba Cristo. Mi alma se quedó impregnada y quedé yo vestido de esa manera. La casulla era de color rojo.

Seguidamente, comulgamos encontrando al comulgar, en la persona que lo dispensaba, la mano de la Virgen que iba acariciando uno por uno en la cara a todas las personas.

Nuestra Señora de Guadalupe: «El color morado, el día marcado, debe de terminar pues se ha hecho su cometido».

Seguidamente recogimos las flores que nos estaban esperando en la puerta de la Basílica para ofrecérselas a Nuestra Señora. Pasamos delante de su imagen antes de entregarlas, momento en el que Nuestra Señora, al pasar, me decía: «Te amo, te amo, te amo».

Esta es una de las vivencias que he tenido en la misión de Nuestra Madre en la Basílica de Guadalupe en México.

¡Viva la Virgen de Guadalupe!