La casa del Arcoiris | Mensajes 2019
2327
page-template-default,page,page-id-2327,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0.2,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-13.0,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive
 

Mensajes 2019

Mensaje de María Santísima de la Soledad en Baza el 3 de marzo de 2019

Esteban: Ave María Purísima, Salve redentora de las almas.

María Santísima: Soy mediadora de Dios y consuelo del afligido, ¡qué virtud tan grande!

Hoy en estos corazones, Dios se engrandece por la Eucaristía, oración y adoración que Baza y en Baza se siembra en el mundo. Me encanta tu alma y me encantas todo tú.

Dios intercede en lo divino; lo mundano es perfección del Camino, el hallar la pureza y el equilibrio terrenal.

Esteban: ¡Qué perfume más precioso lleva hoy!

María Santísima: Son las flores que me ponen en el Altar de Dios que se cultivan en el mismo paraíso. La utilidad de las flores es la absorción de la oscuridad del mundo, reflejando en la sencillez y en la virtud las energías de la humanidad.

Esteban: Quiero pediros primero perdón por todas mis faltas.

María Santísima: Dios te quiere tal y como eres, pero hasta en la corrección debes corregir con amor. Encuentra la felicidad en tu camino y en tu vida, que tienes todos los elementos.

Esteban: ¿Va a venir los domingos de Cuaresma?

María Santísima: Ya te he dicho que vendré a este Santo Lugar hasta el fin de los tiempos y cuando se halle en reposo tu cuerpo y tu alma esté conmigo en el Cielo, vendrás conmigo.

Hay que ser difíciles para agradarle a Dios pues en lo sencillo no está lo llano. Todos los criterios los tienes escritos en tu corazón: desvela las consignas que Dios ha trazado en tu alma y descubrirás qué hermoso puede ser todo. Mis ojos y los de Nuestro amado Cristo están siempre sobre ti.

Camina y busca soluciones fáciles para las cosas mundanas que para las divinas ya intercede Dios.

¡Qué hermoso está todo! Me complazco en el amor de tu corazón. A los sacerdotes de esta Casa, que son el Altar de Dios y crepúsculo del Altísimo, me complazco en ellos y a sus celebraciones, hallando la grandeza de la Eucaristía al comunicarse con su alma.

Esteban: Quisiera pedirle por las intenciones de las personas que están aquí.

María Santísima: Me complazco y me engrandece el que deposita la confianza en el Altísimo poniendo sus peticiones en mis manos, me complazco en la oración del mundo y para el mundo, que es corona y cetro de la divinidad y triunfo altísimo de lo excelso en el Cielo.

Esteban: Quiero pedir agua para los campos.

María Santísima: Viene el agua y vienen los grandes cambios al mundo. Están despertando y floreciendo los corazones que Dios sembró en el mundo con el bálsamo de su amor. Es tiempo de sentir y es tiempo de amar, pero los tibios nunca hicieron proezas.

Esteban: Por ultimo una petición: ayúdeme y ayúdenos en mi casa y a todos los que estamos aquí.

María Santísima: Cuando una piedra se tira al agua, se hacen olas y tardan tiempo en desaparecer. Cuando hay aceptación, la piedra con amor, se convierte en madera, flota y llega a la orilla llevando el cometido a la voluntad de Dios con la de uno mismo.

Tu camino siempre será amar y sufrir. En la aceptación esta el cambio.

Esteban: Ayúdenos a todos, Señora.

María Santísima: Recibid la bendición de Dios Padre Todopoderoso. Padre, Hijo y Espíritu Santo. Sellada queda en vuestra alma como escudo sagrado y armadura real para defenderos del advenimiento de la oscuridad que va a intentar profanar lo Sagrado de la Tierra.

Recuerda regala tu rosario. Y recuerda que eres el predilecto del Cielo.

Esteban: No lo merezco, Señora.

Mensaje de María Santísima de la Soledad en Baza el 10 de marzo de 2019

 

Esteban: Ave María Purísima.

María Santísima: Soy Madre de Dios y Madre de consolación, por esto traigo este néctar de oro que se derramará sobre los corazones y sobre la humanidad.

Esteban: Quisiera pedirle por todos los niños y por uno en especial. También quisiera pedirle que nos traiga el misterio de los claveles para las embarazadas.

María Santísima: El domingo de Ramos bendeciré las flores para que sean para ese cometido.

Tu alma cada día está más grande y tu ser esta más en unión con Dios y más libre del mundo. No sufras por las cosas mundanas que Dios lo tiene todo dispuesto. ¿Es que no sabes que todo está en sus manos? Quien tiene a Dios debería estar en gozo constante.

Son muchas las puertas que se liberan y las ofrendas de muchos corazones que se van a consagrar al Santísimo Sacramento del Altar. Es un tiempo nuevo y un resurgir nuevo con vocaciones sacerdotales. Dios llama a los corazones para que se consagren en la tierra.

Hoy traigo olor a naranja que es el olor de mi Amado Hijo. El polvo que ha sido derramado ha sido bendecido por Dios y derrama su gracia para sanar a los enfermos y para despertar en los corazones la conciencia de lo divino.

Dios te pide, y las peticiones son mandato divino, que vayas al Santuario de Guadalupe y que selles en este continente todas las puertas que Satanás tiene liberadas. Si solo sellamos las puertas de este mundo, no habrá equilibrio ni la corona del mundo será fulgida en la cabeza del Redentor.

Son tiempo difíciles donde los mismos astros del Cielo van a llorar pero es tiempo de esperanza y de un renacer de luz que va a conquistar a la humanidad.

Vence el sufrimiento con el amor y, cuando dejes de resistirte a todo lo que Dios quiere de ti, desaparecerán todos los problemas. Vive libre que Dios te hizo así.

El mundo debe de atarse a ti pero las ataduras tú las tienes con lo divino.

Dios intercede por las peticiones de Baza y de este Santo Lugar. Benditos seáis todos los congregados en esta mañana en este Santo Lugar y os concede lo que pedís en vuestro corazón y lo que necesita vuestra alma.

Esteban: ¿Puedo pedirle una intercesión? Proteja a todos los de esta casa, sane a los enfermos, en especial a los que más lo necesitan, por el que está perdido, abra mi entendimiento para que haga la voluntad de Dios.

María Santísima: A Dios le complace la intercesión por los pecadores. Ofrézcase diariamente el Rosario que con tanto amor dedicáis al Cielo para este cometido.

Dios te hizo de hierro y te hizo piedra pero te hizo todo corazón. Ama y sufre porque eres paño donde se reflejan los pecados y el sufrimiento del mundo, y ama porque eres espejo de la divinidad en la Tierra.

Hoy no requiero nada más de ti, pero el Cielo colma de bendiciones, sabiduría y entendimiento a todos los congregados. Recibid la bendición de Dios Padre Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amén. Recuerda regala tu rosario, y sonríe que es la bandera de Cristo.

Mensaje de María Santísima en Baza el 17 de marzo de 2019

Esteban: Salve Redentora de las almas, Madre de Dios y Madre nuestra amantísima, ¡qué buena compañía traéis hoy!

María Santísima: Soy Madre de Dios, Madre del mundo y Madre de tu alma. Me complazco en todos los dones recibidos de este Sacramento y me complacen las almas redimidas a la luz del Altísimo. Son cambios y los cambios traen dificultad pero no estés triste ni tengas miedo, los que se acogen a la Casa del Señor no han de tener miedo porque su vara y su cayado va sobre ellos.

Traigo un mensaje de sufrimiento y dolor pues el mundo está esperando un gran derramamiento de sangre. Se atribularán los corazones y los credos se distanciaran en el mundo con un cambio y una unificación de Credo.

Esteban: No lo entiendo, Madre.

María Santísima: Este mensaje no ha de entenderse ahora; se entenderá cuando suceda.

Por tu petición al Cielo y mi complacencia a tu corazón, otorgo a quien escuche una santa Eucaristía en este Santo Lugar y se la ofrezca a sus antepasados, quedarán todos libres de las cargas del pecado y cortarán la cuerda en la que arrastran el sufrimiento y el pecado del que lo cometió.

Deberán de confesarse tres veces por tres intenciones diferentes: una por los antepasados paternos, otra por los antepasados maternos, otra por los antepasados espirituales haciendo sus penitencias y escuchando la Santa Eucaristía, ofreciendo la liberación de los dichos, pero no sirve la de domingo, que es para adoración del Santísimo, así que el Cielo pide que, de momento, una vez al mes, sábado tarde, se celebre una Santa Eucaristía con tres santos sacerdotes de esta Casa para liberación del pecado de la antigüedad y la liberación de las cargas de la nueva generación.

Ama y sufre y sé libre, que Dios te hizo como la luz y te hizo como el viento.

Esteban: Le pido Señora para que interceda por todos los que están aquí, y por el hermano Carlos.

María Santísima: Es tiempo de unificación y tiempo de que nuestro Credo esté unido a un mismo son, aunque las rosas cada uno sean de su color. Son distintas puertas en el mundo pero un solo camino. No juzguéis las formas de otros caminos que a Dios le gusta la variedad.

Esteban: Le pido, Señora, que nos oriente por los mensajes que reciben algunas de sus hijas.

María Santísima: La mano de Dios está siempre sobre ellas y sobre vosotros, pero hay que prestar más atención para interpretar el mensaje. El mensaje es del Cielo; el que yo traigo viene directo de la boca de Dios, el que ellas reciben es de su esencia.

Esteban: Quiero pediros fuerzas en mi salud, y perdón por lo que haga mal.

María Santísima: En tu cuerpo se filtra el sufrimiento que va a venir al mundo, por eso te encuentras tan mal, pero la fuerza del Altísimo está dentro de ti. Siembra caminos nuevos que recogerás entre cantares.

Dios se ocupa y dispone todo lo tuyo. Es tiempo de cambio y alabanza, y es tiempo de que de los elegidos sea el Reino de Dios y sea la Tierra.

Esteban: ¿Dispone algo más? Cambie en mí lo que no sea correcto.

María Santísima: Cuanto más grande es la luz, más alta es la intensidad de la oscuridad que acude para atacar en la sombra. Hoy recibís todos la bendición de Dios Padre Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amén. Y la divina intercesión del Glorioso San José. Recuerda, regala tu rosario.

 

Mensaje de María Santísima de la Soledad en Baza el 24 de marzo de 2019

Esteban: Ave María Purísima. Qué perfume mas delicioso lleva hoy.

María Santísima: Soy Madre del Cielo, Madre del amor y Madre de la paz, y traigo un mensaje nuevo al mundo. Que no haya atribulación en los corazones, que reine la luz y el gozo en las contemplaciones del Santísimo. Háganse procesiones del Santísimo Sacramento del Altar, convóquese la adoración nocturna porque el mundo necesita el pago de los redimidos. Un estruendo enorme moverá la tierra, quien se acoja al Sagrado Corazón de mi Divino Jesús será a salvo. El mundo cambiara tal y como lo conocemos habiendo una gran abertura a lo divino y a lo profano.

Esteban: No lo entiendo bien, Madre.

María Santísima: El espejo de la quietud está siendo rasgado y el mundo necesita de vuestra intercesión para redimir a los pecadores que no se acercan a lo sagrado. Son tiempos de cambio, te has liberado de la primera capa pero hay muchas capas en el alma que deben ser liberadas. Sé tú mismo, que eres una obra maravillosa de Dios. Dios te hizo y te quiere. No puedes comprender el significado de la lectura hasta que se cese. Confía y camina. Dios tiene obras grandes para todos vosotros. Qué hermoso está todo y cuánto amor y respeto hay en este Altar, primicia de salvación y corona de Gloria, y qué hermoso está tu corazón regado y empapado por el amor de lo divino que rebosa al mundo que parece un manantial.

Esteban: Le quisiera hacer varias peticiones, por el Padre Emilio, guíelo y póngalo en sus manos.

María Santísima: Es un placer y una grandeza tener al servicio del Señor obreros tan ilustres y de tal gracia magna como mi frailillo Emilio del Carmen Teresiano de mi Jesús, reparador de la Soledad y grandeza del sagrario.

Esteban: La otra pregunta que ya la ha escuchado.

María Santísima: No hay barco lo suficientemente firme para el que solo quiere navegar en tempestad. La puerta se abre, quien no la utiliza perdió su momento. Fue atado para que no pueda hacer mal. Su propaganda es su orgullo y su pensamiento. A las palabras necias, corazones fuertes.

Esteban: Bendiga a todos los niños, y a todos los que están aquí.

María Santísima: La gracia está y ha sido derramada. Recibid la bendición del Dios Padre Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Que brille la luz del mundo en vuestros corazones, que la oscuridad quiere reinar pero Cristo jamás lo permitirá. Recuerda, regala tu rosario.